¡¡ Qué gane el menos malo !!

Elegir al menos malo para que nos gobierne, para que dirija el ayuntamiento o incluso para hacerlo presidente. Elegir la propuesta menos mala de entre los presupuestos, de entre los impuestos o incluso de entre las leyes que marcarán nuestro futuro. Entre lo malo y lo menos malo, nosotros apostamos por la revuelta.

La elección del menos malo demuestra simplemente debilidad, debilidad en la defensa de los proyectos propios y ante el rebaño. Incapacidad  no solo de marcar tus propias ideas, de plantear tus propias apuestas; sino incluso debilidad en la defensa de una idea muy simple: por qué tengo que elegir entre lo malo y lo menos malo.

Con toda lógica las propuestas de la derecha estatal y regional generan repudio, sus medidas neo liberales y anti obreras generan miedo. Son racistas, clasistas y violentas. Ellos son la cara mas nítida del sistema, de sus apuestas y medidas para seguir exprimiendo a la clase obrera. Pero eso no quiere decir que la alternativa menos mala no apueste por ello, no tenga en el fondo una misma defensa del sistema. Son dos herramientas de un mismo proyecto neoliberal, elegir entre ellos es perpetuar ese proyecto y silenciar los proyectos de ruptura y clase.

Plantear la elección entre lo malo y lo menos malo es dejar a ojos de la gente dos alternativas, renunciar a una tercera propuesta revolucionaria y de clase. Significa, a pesar de todos los discursos y performance abandonar la lucha. Apostar por un proyecto posibilista e inútil en cuanto a la mejora de nuestras condiciones sociales, laborales y vitales.

La apuesta debe ser integral y a largo plazo, nunca esa a apuesta a corto plazo buscando titulares de prensa y generar un ruido que te pone en el candelero mediático pero nada resuelve.  Los que nos consideramos anti capitalistas, las que apostamos por abolir el sistema de raíz, debemos huir de esa falsa elección entre lo malo y lo menos malo. Construir una alternativa anti sistema, hacer ver y entender que esa elección te lleva siempre a elegir lo malo, no caer en ese juego. Levantar nuestra bandera roja e ir abriendo paso a una propuesta de ruptura capaz de generar una lucha que se lleve por delante a malos y menos malos.

Entre lo malo y lo menos malo, nosotros apostamos por la revuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: