Consumir hasta morir, que la rueda gire.

Siempre hemos planteamos el consumo como uno de los pilares del sistema capitalista, el consumo decimos que es la rueda que mueve el sistema. Pero cuidado, esta afirmación puede tener trampa. ¿ Qué es consumo y que es necesidad ? ¿ Basta con convertir nuestro consumo en algo de proximidad y ético ? ¿ Es cierto que la rueda solo se mueve si consumimos ?

Vayamos por partes que decía Jack el destripador…

Lo primero de todo, y quizás lo mas difícil, sea distinguir el consumo de la necesidad. En medio de tanta publicidad parece que  necesitamos todas las cosas que nos ofrecen desde los diversos medios de comunicación. Desde la vestimenta hasta el ocio, pasando por las formas de transporte o la cultura, todo esta impregnado de una necesidad casi vital que igual no es así. Distinguir entre una cosa y la otra nos permitirá vivir de una manera mas libre y feliz, dejaremos de añorar cosas que no necesitamos. Tendremos menos apego por cosas para nada necesarias.

Si entendemos bien esa diferencia ya habremos logrado que la rueda del sistema gire algo mas despacio en nuestro alrededor. O al menos bajarnos nosotros de un consumismo tan atroz como inútil, de esa felicidad consistente en lo material.

Ahora bien, tenemos que tener claro que el sistema seguirá funcionando a nuestro alrededor. Que sus ganancias dependen en gran parte de nuestro consumo, y que  la otra gran porción de beneficios proviene de una especulación ( compra-venta ) de productos financieros que no tienen ningún sustento real. Son una burbuja que aparentemente permite al sistema seguir obteniendo plusvalía, pero que como toda burbuja termina por explotar.

El consumo ético, ecológico,…

La otra gran pata del consumo reside en eso que ha venido en llamarse consumo justo o ético. En comprar ecológico, participar de bancos éticos y comprar productos que no gasten plástico o no estén hechos en horribles fábricas en la India. Una idea muy buena, como lo es el reciclaje, pero que por si sola no cambia el mundo en que vivimos. No son en absoluto herramientas de subversivas.

El sistema ante la actual crisis esta poniendo su punto de vista en estos productos, en el mercado verde. En una suerte de capitalismo verde donde prime lo eléctrico, lo reciclado,…

Un nuevo nicho de negocio que sigue trayendo junto a él lo peor del sistema. Que vuelve a reproducir este maldito sistema económico de oferta y demanda. Comprar lechugas de tu territorio es mejor para el planeta, pero resulta que Mercadona ya lo hace mandando a la bancarrota a miles de agricultores de nuestra tierra al tirar los precios. El coche eléctrico o la energía eléctrica es mejor que la derivada del petroleo pero siguen haciendo falta niños en África que saquen los metales necesarios en condiciones de semiesclavitud. Y así miles de ejemplos.

Cuidado con la trampa del capitalismo verde !!

Compra y consume lo necesario, pero sigue peleando por terminar con este sistema. Compra las lechugas de tu barrio pero pelea por terminar con el robo legal del trabajo asalariado, anda en bicicleta por la ciudad pero lucha por terminar con negocios como el de la vivienda.

Se consciente de lo que compras y consumes, se coherente y pelea contra el capitalismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: