Verdades incomodas.

Cuando analizamos nuestro trabajo político escapamos muchas veces de las verdades incomodas, nos evadimos en una suerte de análisis de la realidad que poco tiene que ver con esta. Hablamos de ser referentes entre la clase obrera, de generar condiciones de lucha o incluso nos atrevemos a dar lecciones a otros movimientos y colectivos. Esto sucede la mayoría de las veces cuando ni nosotros somos referentes de lucha entre los currelas, ni hemos sido capaces de mover un ápice las condiciones de pelea actuales. Este tipo de actuación a la que me gusta denominar zombie , hacer como que hacemos, seguir vivos aun cuando estamos muertos.

colectivos y partidos zombie. 

A lo largo de los años en diferentes espacios de lucha me he encontrado con colectivos y organizaciones que deambulan sin ninguna dirección a la espera no se si de tiempos mejores o de que la suerte les sonría en forma de algún tipo de lotería. Grupos generados con la mejor de las intenciones, incluso bajo parámetros y análisis acertados, pero que han sido incapaces de hacer un camino. De marcarse unos hitos de lucha y caminar en pro de los mismos.

En lugar de ello se dedican a múltiples e inútiles tareas.

  • Algunos de ellos plantean una serie de actos que repiten de manera periódica sin mayor objetivo que la realización de esos mismos actos rutinarios. Sin pararse un segundo a valorar su necesidad, el para que  o si el contexto ha cambiado y exige otras formas de lucha. Lejos de esos análisis reparten tareas de propaganda y se auto complacen de seguir caminando en círculos en una situación zombie. Sin saber hacia donde ni para que.
  • Otros se complacen de haberse conocido, se consideran una vanguardia y utilizan sesudos análisis para criticar la labor política y social de los otros. La suya no es posible criticarla ya que normalmente no existe mas haya de la critica al resto. Una labor política basada en mirar lo que hacen el resto alejada absolutamente de la calle y la realidad de la clase obrera.
  • Y el tercer grupo de zombie son los que viven de esos espacios, los que han convertido su labor política en una profesión bien remunerada que no piensan dejar nunca. ¿ Cómo volver a la cadena de montaje o el tajo dejando el puestico en el partido o el sindicato ? La actuación de estos últimos no merece mas análisis que el hecho de ser unos vivideros encargados de capitalizar el descontento social con sesudas campañas comunicativas y evitar así que el descontento social estalle en forma de revuelta.

Urge analizar y trazar caminos. 

 Ante estas formas políticas tan mayoritarias urge la creación de nuevos espacios de lucha, espacios y organizaciones con un análisis claro en cuanto a la situación política pero también con una idea clara de hacia donde caminar y como.

Es falso que tengamos demasiadas organizaciones políticas, de hecho yo creo que en nuestro país aun no tenemos ninguna con una clara conciencia de clase y revolucionaria. Ese espacio esta todavía por construir, las que llevan ya varios años de bagaje deberían valorar su labor política. Encontraran que su labor esta enclavada entre las redes sociales y las críticas a los otros grupos, que tienen mas presencia en twitter que en las fábricas y los barrios obreros. Hoy día tenemos una gran variedad de grupos zombies, pero ninguna organización de clase. Esa es la verdad incomoda, toca darle la vuelta.

Urte berri on !!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: